Beneficios de las sales de Epsom

Serenity Float

La sal de Epsom es sulfato de magnesio heptahidratado (MgSO4 · 7H2O). Es extraída con mayor frecuencia de la tierra, ya una vez procesada y con una adición predeterminada de agua (7H2O), la sal ya estará lista para el consumo humano y uso cotidiano.

Por siglos, diferentes civilizaciones han tomado baños de sales de Epsom, y sus propiedades reconstituyentes han sido transmitidas de generación en generación.

Todos los beneficios de las sales Epsom se dan por absorción de estas en el cuerpo humano porque es mejor a través de nuestra piel. De hecho, la absorción tanto de magnesios como de sulfatos en nuestro cuerpo es mejor cuando la piel se encuentra saturada que cuando estos elementos son ingeridos.

Esto también permite que estos elementos eliminen su paso por el sistema digestivo, lo cual nos ayuda a ahorrar energía y es especialmente importante en ayudar a nuestro cuerpo en el buen procesamiento de sulfatos. Además de su efecto relajante natural, utilizamos tanto magnesio como sulfatos en cientos de usos a lo largo de nuestro cuerpo.

A pesar de la impresión inmediata de la mayoría de la gente que al sumergirse en una tina con una gran cantidad de sal se va a deshidratar o arrugar, las sales de Epsom son especiales y maravillosas tanto para la piel como para el cabello.

Nuestra piel no absorbe esta sal de la misma manera que absorbe agua, es decir, no importa la cantidad de tiempo que estés en un tanque de flotación, tu piel nunca saldrá arrugada.

El magnesio es el cuarto elemento más abundante en la tierra. Como tal, hemos evolucionado de tal manera que es utilizado en una gran variedad de cosas a lo largo de nuestro cuerpo.

Utilizamos magnesio para:

  • Regula y cataliza más de 300 enzimas
  • Facilita la absorción de calcio
  • Ayuda a prevenir diabetes, asma, osteoporosis, accidentes cerebrovasculares, ataques al corazón
  • Disminuye síntomas de la migraña

Desde el momento en que la sal de Epsom fue descubierta (¡en la ciudad de Epsom en Inglaterra!) ha sido utilizada para la relajación de músculos y para el alivio de dolor en articulaciones.

Un sulfato es una sal hecha de ácido sulfúrico. Nuestro organismo lo utiliza para un número de cosas, incluyendo el equilibrio de nuestros niveles hormonales, y especialmente en relación a la digestión.

Los niveles apropiados de sulfatos pueden ayudar:

  • Autismo
  • Desintoxicación
  • Alivia el intestino permeable
  • Juega un papel vital en la formación de tejido cerebral y de proteínas.